Economía: reducción del gasto para 2019

Cómo será el ajuste en cada una de las provincias

El Gobierno Nacional ofreció asumir un 66 por ciento del recorte y que las provincias ahorren el restante 33 por ciento. Rogelio Frigerio y Nicolás Dujovne encabezan la negociación. Así, el Gobierno les propone a las provincias absorber el 66 por ciento del ajuste prometido al Fondo Monetario Internacional (FMI).


Foto relacionada


Además, se apura la negociación por el Presupuesto 2019 con los gobernadores, que prevé recortar unos 300 mil millones de pesos con la mira puesta en reducir el déficit fiscal del 2,7 por ciento al 1,3 por ciento del PBI. A Entre Ríos se le indicó ajustar por 4.200 millones de pesos. En un primer momento, la Casa Rosada planteó que los territorios provinciales aceptaran una reducción del 50 por ciento del presupuesto, compartida con Nación, algo a lo que muchos gobernadores mostraron su disconformidad. Finalmente, el Gobierno ofreció asumir un 66 por ciento del recorte y que las provincias ahorren el restante 33 por ciento.

Con esta nueva alternativa sobre la mesa, el Ejecutivo deberá recortar unos 200.070 millones de pesos, mientras que los mandatarios provinciales asumirán 99.930 millones de pesos. El objetivo es lograr reducir el déficit fiscal al 1,3 por ciento en 2019, tal y como se pactó con el FMI.

El plan fue diseñado por los ministros de Interior, Rogelio Frigerio; y de Hacienda, Nicolás Dujovne, aunque tiene el respaldo de la mesa política que integran el jefe de Gabinete, Marcos Peña; la gobernadora María Eugenia Vidal y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, publicó Perfil.

En ese marco, Frigerio y Dujovne recibieron en Casa Rosada a los ministros de Economía de Córdoba, Osvaldo Giordano; de Chaco, Cristian Ocampo; de Entre Ríos, Hugo Ballay; de Salta, Emiliano Estrada; de San Juan, Roberto Gattoni; de Tierra del Fuego, José Labroca; y el secretario de Hacienda de Tucumán.

Según informó Clarín, se va a utiliza como referencia la ley de coparticipación, es decir, los impuestos que recauda la Nación más las contribuciones a la seguridad social. La propuesta es que cada distrito aporte según el porcentaje que percibe.

Según ese esquema, esto es lo que deberá ajustar cada provincia:
Buenos Aires: $22.852 millones.
Capital Federal: $5.147 millones.
Catamarca: $2400 millones.
Chaco: $4.400 millones.
Chubut: $1.500 millones.
Córdoba: $8.134millones.
Corrientes: $3.420 millones.
Entre Ríos: $4.200 millones.
Formosa: $3.200 millones.
Jujuy: $2.559 millones.
La Pampa: $1.600 millones.
La Rioja: $1.800 millones.
Mendoza: $3.747 millones.
Misiones: $3.000 millones.
Neuquén: $1.600 millones.
Río Negro: $2.200 millones.
Salta: $3.500 millones.
San Juan: $3.000 millones.
San Luis: $2.000 millones.
Santa Cruz: $1.400 millones.
Santa Fe: $8.364 millones.
Santiago del Estero: $3.700 millones.
Tierra del Fuego: $1.100 millones.
Tucumán: $4.200 millones.

Recorte interno “feroz”


“El recorte que viene va a ser feroz, muchos Ministerios apenas van a tener para pagar sueldos, con lo cual deberían pasar a ser secretarías”. La cruda descripción de un funcionario con despacho en Casa Rosada lo dice todo: el recorte que implica bajar 200 mil millones de pesos del gasto público para 2019 supondrá una “carnicería” para el gabinete nacional.

Estas semanas serán determinantes: cada uno de los 21 ministros se reúne con el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, para entregar sus planes de ajuste.

El pánico que vienen sufriendo varios tiene asidero: es probable que muchos Ministerios queden reducidos a gasto corriente. Los ajustes van del 25 por ciento al 40 por ciento, según el área, consignó Perfil.

Del total que se necesita ajustar, conforme al acuerdo con el FMI y bajo la hipótesis de alcanzar el 1,3 por ciento de reducción del déficit fiscal con respecto al PBI, unos 20 mil millones de pesos se ahorrarán tras el decreto que supuso el freno al ingreso de personal, reducción de viáticos y viajes oficiales. A ello se le agregan otros 19.800 millones de pesos con una serie de medidas a cargo del área de Modernización.

Entre otras cuestiones, 32 mil empleados que se fueron desde diciembre de 2015, los expedientes electrónicos, reestructuración de cargos, movilidad interna, nuevo esquema de compras y contrataciones. Ahora, se busca una poda grande en los 79 organismos descentralizados, que representan un 36 por ciento del gasto total y el 40 por ciento del gasto en personal.

Los dos ejes centrales del recorte pasan por las obras públicas y los subsidios. En el primer caso, el área de Vivienda y las obras viales están en la mira. También la infraestructura ferroviaria. El sector energético tampoco prevé nuevas represas hidroeléctricas para los próximos años. Además, se espera que no haya obras nuevas.

“Las que están empezadas queremos que no se frenen porque volver a ponerlas en marcha es mucho más costoso”, le dijo a Perfil una fuente del Palacio de Hacienda. A su vez, Medio Ambiente y Turismo quedarán reducidos a la mínima expresión. Casi no administrarán personal.

En el caso de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao viene batallando para no achicar el Conicet. La pelea no terminó: Jefatura de Gabinete le pidió un esfuerzo mayor y reducir el ingreso de nuevos becarios. En Cultura, el ministro Pablo Avelluto podría achicar los subsidios al cine que da el Incaa hasta un 70 por ciento. En el área de Medios Públicos, Hernán Lombardi admitió en estos días que se viene una reestructuración grande tanto en la TV Pública como en Radio Nacional. Tras el revoleo en la agencia Télam, donde quedó en la calle un 40 por ciento de los empleados, una cifra similar se espera en la televisión y en la radio estatal. Eso dejó traslucir Lombardi a los funcionarios de Casa Rosada.

En la discusión por los recortes, quien lleva la voz cantante es el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne. Desde que fue ungido coordinador del gabinete económico, lleva adelante las reuniones con los ministros. En las últimas semanas, en tándem con Rogelio Frigerio (Interior), trabaja con los funcionarios que responden a los gobernadores. También dialoga con los ministros sobre sus propios recortes.