Lo decidió el juez Figueroa

Nahir seguirá presa en la Comisaría

Según el defensor Germanier, “a Nahir la llevó de prepo la Policía”. La defensa no quería que la acusada estuviera presente y por ello fue trasladada nuevamente a su lugar de encierro. En la audiencia, el juez Mario Figueroa consideró que hay riesgo de fuga y puede entorpecer la investigación.


Foto: ElDia

Nahir Galarza estará 45 días más encerrada en la Comisaría del Menor y la Mujer por disposición del Juez de Garantías, aunque la defensa adelantó a ElDía que el martes presentarán la apelación ante la Cámara de Gualeguay para lograr la excarcelación. Por lo pronto, y si se ratifica luego la decisión de Mario Figueroa, cabe la posibilidad que la acusada llegue al inicio del juicio oral y público con esta medida.

La audiencia estaba programada para ayer al mediodía. Se esperaba la presencia de Nahir Galarza, porque es un derecho estar presente cuando se decide algo respecto al imputado, pero sucedió algo muy llamativo. La joven llegó a Tribunales a las 11.42 y nunca entró porque la puerta sobre calle Rivadavia estaba cerrada. Se subió al patrullero y regresó a su lugar de alojamiento.

Según explicó Rubén Germanier, uno de los dos abogados de la imputada, “la Policía la llevó de prepo”. Al parecer ella había manifestado su intención de no estar presente, “porque está cansada del asedio periodístico”, y sin embargo fue trasladada por la Policía. Apenas llegó a Tribunales, fueron los propios abogados los que manifestaron la negativa y la acusada regresó a su celda.

Poco después de las 12 comenzó la audiencia. Los únicos presentes en la sala fueron los padres de Nahir Galarza, que se ubicaron detrás de José Ostolaza y Germanier, y siguieron atentos todo el desarrollo del encuentro que iba a definir el futuro inmediato de su hija.

El fiscal Sergio Rondoni Caffa abrió su alegato posicionándose firmemente en que no están dadas las garantías para que la joven sea excarcelada. El representante del Ministerio Público mencionó que se está ante un hecho gravísimo y por la calificación que tiene, la única pena posible es la prisión perpetua, y eso conlleva una peligrosidad de fuga porque la imputada irremediablemente afronta la pena máxima.

Además, para el Fiscal existe otro riesgo procesal además de la fuga. Si Nahir Galarza recuperara su libertad podría entorpecer la investigación contactando alguno de los cinco testigos de identidad reservada, originaría una conmoción social y generaría temor en las personas que declararán en el juicio.

Los querellantes también refirieron sobre la necesidad de continuar la prisión preventiva y sobre todo por la proximidad al debate oral y que es prioritario que los testigos tengan la tranquilidad suficiente al momento de declarar en la audiencia.

La defensa atacó los argumentos desmintiendo una conmoción social y que la gravedad del hecho y la pena no deben ser tenidas en cuenta como único elemento. Se indicó que los testigos son de identidad reservada  y sería imposible para la imputada contactarlos. También se criticó que en las audiencias anteriores no se había hecho hincapié en el peligro de fuga porque no era una posibilidad y como la investigación está agotada, no quedan riesgos en juego.

Sin embargo, el juez de Garantías Mario Figueroa resumió que se está ante un hecho grave y que la libertad de Nahir Galarza podría incidir en algún aspecto a la investigación y por la pena que afronta existe un peligro de fuga. Coincidió con las querellas de que la ciudad donde vive está próxima a un país limítrofe y la actividad policial de su padre podría facilitarle un escape.

Fuente: ElDia.